ALERTA


Atlántico, a 22 de setimbre de 2011

Perder el sentido común, como disculpa,

Llenar el vacío sublime con una gran mentira.

Beneficiarse del débil, de aquel que no tiene,

Utilizando la despreciable táctica del abuso constanto.

Gemir de pena, por todo lo perdido,

Trabajo constanto de agrietadas manos

Que sucumben al barro castaño e indolente.

Perder las ilusiones concebidas

En un perverso charco de agua violenta,

Que con su agua fangosa calma la sed de los perros abandonados.

Que mentira tremenda, que agita y pervierte el bienestar común.

Parece que quieren convertir los caminos en dificultades arduas,

Hacer de lo normal y lógico un camino absurdo que hiere.

La verdad es un recuerdo olvidado en los caminos de la vida.

Perdemos, cuánto, perdemos y cuanto nos dejamos pervertir

Por el engaño máximo que no tiene sentido alguno.

La esculación y la mentira derivan en naufragios inesperados

Miestras la Educación se convierte en campo perverso,

Que delimita las fronteras del mal.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s