MARIANNE MOORE


VUELOS BARATOS VUELOS A NUEVA YORK  Marianne Moore (15/11/1887 – 05/02/1972) Marianne Craig Moore Poeta estadounidense galardonada con el Premio Pulitzer “Yo no envidio a nadie sino a ese, sólo a ese que coge más peces que yo” Nació el 15 de noviembre de 1887 en St Louis (Missouri), y cursó estudios en el Bryn Mawr College. Editora de la revista literaria The Dial de 1925 a 1929. Relacionada con el movimiento imaginista más adelante desarrolló su propia versificación. Su poesía se suele definir como naturalista y moralista por la presencia del mundo natural en sus poemas a la manera de un bestiario con los más exóticos animales que siempre tienen alguna forma ejemplar de comportamiento que mostrar al hombre. Publicó sus primeros poemas a partir del 1915 en la revista Others junto con Mina Loy, Williams Carlos Williams y Wallace Stevens, y, posteriormente, en The egoist —revista de difusión de ideas feministas, detrás de la cual estaba también Ezra Pound. Muy aficionada al baseball, en especial a los Brooklyn Dodgers, a menudo lo manifestaba en su poesía. Poemas (1921) fue su primer título; le siguió Observaciones (1924), Poemas selectos de Marianne Moore (1935 con una introducción de T. S. Eliot), El Pangolin y otros versos (1936), ¿Qué son los años? (1941), Sin embargo (1944), Poemas completos (1951; premio Pulitzer de 1952), Como un baluarte (1956), O ser un dragón (1959), El buey ártico (1964) y Dime, dime (1966). Traductora del escritor francés Jean de La Fontaine. En 1955 publicó Predilección (sobre sus escritores favoritos) y en 1961 Páginas escogidas de Marianne Moore. Poesía Yo también le tengo aversión: hay cosas que importan más allá de todo este juego. Leyéndola, sin embargo, con un perfecto desdén, uno descubre en ella después de todo, un lugar para lo genuino. Manos que pueden agarrar, ojos que se dilatan, cabello que se eriza si puede, cosas que son importantes no a causa de una altisonante interpretación que puede serles impuesta sino porque ellas son útiles. Cuando se hacen tan repetitivas hasta volverse ininteligibles, lo mismo puede decirse de todos nosotros, que no admiramos lo que no entendemos: el murciélago colgando boca abajo o en busca de algo para comer, elegantes empujando, un caballo salvaje haciendo un trote, un incansable lobo debajo de un árbol, el inamovible crítico crispando su piel como un caballo que siente una pulga, el fanático del béisbol, el estadístico, tampoco es válido discriminar entre “documentos de negocios y libros de texto”; todos estos fenómenos son importantes. Una, sin embargo, debe hacer una distinción: cuando semipoetas los arrastran hacia las alturas, el resultado no es poesía, no hasta que los poetas entre nosotros sean “literalizadores de la imaginación”, por encima de la insolencia y la trivialidad y puedan presentar a examen “jardines imaginarios con sapos vivos en ellos”, sólo entonces la tendremos. Mientras tanto, si pides por un lado la materia prima de la poesía en toda su crudeza y por otro lo que es genuino, estás interesado en la poesía *buscabiografias.com

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s