>¡VALIÓ LA PENA!


>                                    ¡VALIÓ LA PENA!

Sometiendo la última poesia que os envé de Miguel a la preueba del espejo, y trasladando al castellano o su galeguiño “Val la pena”, me he topado con este otro poema que deseo compartir con todos vosotros:

Mereció la pena correr a diario.
Y, campo a través, con frío o en verano,
Más de cuarenta años, sufrir en solitario.
Mereció la pena durante tantos años,
Levantarme a meditar de madrugada,
Convencido, a ciegas, de meditar… ¡la nada!
Mereció la pena la larga “noche oscura”
de huérfano y abandonado, como
 “pájaro solitario en el tejado”.
Mereció la pena tanto tiempo
Buscando a oscuras tu rostro,
Sin esperanza alguna de hallarlo.
Y, cual peregrino ruso,
Sin cesar repetir:
“Jesús, Hijo de David,
¿No ves que soy  ciego?
¡Ten piedad de mí!”

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s